Los estudios de caso deben estar relacionados con alguno de los temas prioritarios indicados a continuación, de manera de poder ser evaluados para su publicación en la plataforma Conectad@s. 

Temas prioritarios para la elaboración de estudios de caso:

  • Reemplazo de sustancias químicas priorizadas: óxido de etileno; amalgamas de mercurio o sustitución total del mercurio; desinfectantes libres de cloro, libres de antimicrobiales, libres de formaldehidos; sustitución de PVC, ftalatos, Bisfenol A, retardantes de llama, entre otros.
    Gases de efecto invernadero: utilización de refrigerantes con bajo potencial de calentamiento; recambio de sustancias que dañan la capa de ozono; gases anestésicos, con énfasis en reemplazo de óxido nitroso; cambios de combustibles en calderas y/o vehículos.
  • Cambio climático: adaptación a emergencias, inversiones en mitigación, capacitación del personal para desastres, monitoreo de enfermedades vinculadas con el cambio climático, trabajo en calidad del aire y salud, liderazgo a nivel comunitario, experiencia en manejo de desastres.
  • Compras sostenibles: herramientas para la toma de decisiones en compras, sistema de gestión (herramientas, normativa interna), aplicación de compras en servicios puntales donde puedan demostrar sustituciones de químicos prioritarios, ahorro de energía, reducción de emisiones, ahorros en dinero, menor generación de residuos, sustitución de la incineración.
  • Alimentos: carnes libres de antibióticos; priorización de productores locales; compra de alimentos orgánicos o agroecológicos; eliminación de venta de fritos, azúcares o alimentos procesados en general; implementación de días sin carne; compostaje de porcentaje significativo de la cantidad de residuos generados por alimentación; no uso de materiales descartables para servir alimentos; utilización de biberones reutilizables.
  • Residuos: indicador kg/cama/día menor a 1,5 kg/cama/día, sistemas de reciclaje y compostaje/lombricultura avanzados y con resultados visibles por encima del 20%-30% de la generación total de residuos, sustitución de incineración, priorización de materiales reusables que demuestren menor generación de residuos (peligrosos o no peligrosos).
  • Energía: estrategias que permitan ver mejoras en eficiencia por cama y paciente, cambios en combustibles o fuentes de energía, sistemas pasivos de ventilación, auditorías energéticas, reducción y compensación de huella de carbono.